© Power V3
Royalty-free photos Pixabay

Legal Notice

Conclusions

Así podemos preguntarnos con estos diferentes lecturas y observaciones ¿que impacte más o menos nuestros medios de vida.

No es la vivienda sintomática de algunos de nuestros males y nuestras falta, estigmatizando estas deficiencias físicas del hombre.

Indicador de patologías quizás o en todo caso podemos anticipar o evitar los impactos decididamente negativos de algunos equipos en nuestros entornos de vida. Más alla de los efectos directamente observables en nuestra salud cotidiana, de estos equipos bastante masivos, no estamos contaminados más cerca y de manera más regular con pequeños equipos como cargadores eléctricos, baterías de material portátil (teléfono, computadora).

Las ondas que se supone nos facilitan la vida (inalámbrico, celulares) no nos está irradiando constantemente al pretexto de rapidez, comodidad et de limitar las tecnología alámbrica que nos está « estorbando » Lo que es claramente contaminante es el más contaminante par nuestro entorno directo y así para nosotros que vivimos a proximidad.

Tal vez sería conveniente estudiar previamente nuestros lugares de vida en función de sus contextos et de los recursos energéticos disponibles y de sus potenciales interferencias.

Obviamente se pueden analizar las viviendas de manera neutra, en su globalidad, y depurar al beneficio de nuestro modo de vida, por un mejor equilibrio sanitario: descargar las tensiones físicas mezcladas, naturalmente y/o artificialmente, para permitir a los seres vivos de regenerarse, recargarse substancialmente, ¡con serenidad!